Ana Cabrero Organista

Mi primer contacto con el ámbito social comenzó como integradora social en una asociación de familiares de personas con problemas de salud mental. Descubrí que era a lo que me quería dedicar, por ello estudié Trabajo Social en la Universidad Complutense de Madrid.  

He trabajado con diferentes entidades y colectivos, lo que me ha permitido crecer como profesional y  como persona.

En estos años he intentando dar respuesta a las dificultades que me he ido encontrando tanto a nivel individual, familiar y social.

Me especialicé en acompañamiento terapéutico, mediación y terapia familiar sistémica. 

Soy una persona curiosa, extrovertida e implicada por luchar en lo que creo. Con ganas de poder ayudar. Por ello, apuesto por este  proyecto.

Para saber más sobre mis estudios y trabajos, pulse aquí.

Yaiza Chillón Cazalilla 

Soy trabajadora social por la Universidad Complutense de Madrid, mediadora familiar y resolución de conflictos por la Escuela Española de Mediación y terapeuta familiar y de pareja por G. Zurbano, siendo estos mis primeros pasos por  la terapia familiar sistémica.

Al mismo tiempo, he continuado mi formación en tres campos: peritaje social, tutela con menores y salud mental; colaborando con otras entidades y dándome la posibilidad de trabajar con otros profesionales, lo que me ha proporcionado nuevas visiones, ampliando tanto mi experiencia profesional y personal.

Mi trabajo es fundamentalmente vocacional, me hace sentir que puedo aportar mi granito de arena en los demás, conocer nuevas experiencias, y consigue que, de forma dinámica, aprenda cada día bajo los principios del respeto, educación, cordialidad y solidaridad.

Puedes saber más sobre mí pulse aquí.

¿Os habéis preguntado qué significa nuestro logo?

Se llama Unalome y es un símbolo espiritual Budista.

Simboliza el camino que recorremos a lo largo de nuestra vida: las diferentes decisiones que tomamos, sus consecuencias y la transformación.

Comienza con una espiral: significa el inicio de algo nuevo, la creación. Puede ser una nueva relación, la llegada de un hijo@ a la pareja, un nuevo trabajo, una época en la que nos encontramos perdid@s...

Prosiguen las oscilaciones: representan los giros que da la vida; nuestras debilidades, miedos, inseguridades, amores tanto los correspondido, como los que no… Estos periodos los denominaremos momentos de crisis. 

Tenemos que prestar especial cuidado cuando nos encontremos en los periodos de crisis, porque si no avanzamos podemos recaer en los mismos errores que ya hemos cometido, pudiendo entrar en periodos de bucle.

Por nuestro bienestar, es importante buscar ayuda si nos encontramos en este momento.

Una vez pasado  este periodo de crisis (oscilaciones), se da paso a un momento más calmado y de recuperación hasta llegar a la línea recta, que representa la iluminación, la liberación, el nirvana.

El culmen de nuestro Unalome es la flor de loto: simboliza la pureza, la tranquilidad, la paz, el equilibrio, la sabiduría… porque pensamos que tenemos otra posibilidad de construir un lienzo en blanco, donde pintar un nuevo comienzo.

Para cerrar, nos encontramos con los tres puntos finales: que significan lo desconocido, la incertidumbre o el verdadero final. No sabemos cómo será nuestro futuro, lo que nos deparará la vida, ni el resto del camino que nos queda por vivir. 

Cada persona tiene un Unalome propio que representa su historia. Se diseña a partir de la reflexión, de la introspección de los sentimientos y de las emociones. 

¿Os atrevéis a dibujar el vuestro?

Pisa firme, paso a paso, un nuevo camino se abre en tu vida: tu momento, nuestro momento.